23 octubre 2013

El correr y la familia

Empecé a correr para mantenerme en forma o más bien para recuperar la forma. Por mi profesión paso muchísimas horas sentado (por no decir toda mi jornada laboral) y en un periodo laboral muy complicado, trabajaba como asalariado por la mañana e intentaba levantar mi propia empresa por la tardes, deje de hacer cualquier deporte. Fue una época bonita en lo laboral, sobre todo teniendo en cuenta todo lo que aprendí, pero físicamente no puedo decir lo mismo. Empecé a engordar y el colesterol empezó a hacer de las suyas.


Así que un día, hace casi cuatro años, empecé a correr para recuperar parte de mi salud y si podía ser, bajar un par de kilos. Hasta aquí todo bien, y la familia lo entendió e incluso me apoyó.

A partir de ahí empezaron las carreras de 5 y 10km y como no podía ser de otra manera llegué a la media maratón. Ahí ya empezaron los comentarios tipo, que necesidad, una media maratón son casi dos horas, no se como puedes levantarte un sábado temprano para entrenar. Al final también aceptaron esta parte, pero todavía quedaban nuevos capítulos por delante.

Cuanto comenté que quería hacer una maratón se escribió un nuevo capítulo e incluso me tocó hablar seriamente con mi padre porque no paraba de insistir en que no hiciera la carrera. Sus argumentaciones pasaban porque correr 4 horas no es sano y que podría pasar cualquier cosa. Siempre he sido bastante responsable y en varias carreras he parado porque no podía más, pero eso no valía. La cosa no pasó a mayores e incluso han aceptado, basándose en mi responsabilidad, la ultra que tengo prevista en mayo del año que viene.

Pero estas semanas hemos escrito el nuevo capítulo, aunque no creo que sea el último. Mi entorno no entiende por qué si estoy "medio lesionado" no aprovecho para descansar. No entienden que quiera salir a correr más de una hora, o que incluso madrugue para perderme por el monte durante 3 horas para hacer 25km y llegar totalmente reventado a casa en mi día libre.

En fin, creo que pese a que me apoyan no llegan a comprender lo que siento cuando corro. Menos mal que hay más gente que padece la misma enfermedad que yo...

15 comentarios:

  1. El que no corre puede sonreir y hacer como que te entiende, pero verdaderamente no puede. Llevas una vida paralela, hazte a la idea. Porque correr no es correr, es una forma de vida

    ResponderEliminar
  2. Me veo muy reflejado en tí...al final tienen que aceptar que nos gusta correr aunque sea con resignación...

    ResponderEliminar
  3. Ley de vida... nadie nos comprende salvo los que están en nuestra misma situación... Si te dicen que correr no es sano enséñales el articulo de Ed Whitlock que el otro día hizo 3:41 en Maratón con ¡¡¡¡82 tacos!!!! y tiene el record del mundo de mayores de 70 con 2:59!!!!!!..... Correr es lo + sano que hay

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. solo los de nuestra misma especie entiende lo que sentimos corriendo , lesionado ,con molestias ,40 grados , lluvia con cojones ,viento , nevadas etc.etc. es una manera de vivir ,saludos

    ResponderEliminar
  5. Uno de los principales motivos para llevar un blog de correr , es el que mencionas en tú entrada, en la familia, salvo algunas excepciones, nadie nos comprende. Pero ya estamos por aquí los que nos afecta la misma enfermedad.

    ResponderEliminar
  6. Ánimo, yo creo que a todos nos pasa parecido, y eso que yo tengo suerte porque he conseguido inocularle el veneno a mi mujer , pero el resto del entorno no lo entiende, ni de coñá,

    ResponderEliminar
  7. Cierto lo que dices, menos mal que entre nosotros encontramos apoyo y consuelo, jeje

    ResponderEliminar
  8. Por eso tienes un blog. Porque nosotros te entendemos ;-) Sinceramente, perdónales, hablan sin saber. El que no sabe qué es esto no se puede meter en nuestra piel y vivir lo que vivimos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Nada que añadir a lo que indicas y a lo que ya han comentado otros: el que corre sabe por qué lo hace, cómo disfruta cuando lo hace y cómo sufre cuando no puede hacerlo. El resto no lo pueden entender, y creo que no tiene solución :( Recupérate pronto crack!

    ResponderEliminar
  10. Yo ya me he rendido. Ni me molesto en explicar el por qué. Y punto.

    ResponderEliminar
  11. Estoy en el mismo barco amigo, como todos los que han comentado más arriba, cualquiera que corra te entiende perfectamente, forma parte de nuestra doble vida.
    Por un momento pensaba que la entrada iba de compaginar la vida familiar y el correr, eso sí que es más complicado.
    Ánimo

    ResponderEliminar
  12. Y lo peor no es que no lo entiendan, es que nunca lo entenderán.
    Solo el que vean que somos más felices corriendo puede salvarnos

    ResponderEliminar
  13. Que nos vas a contar que no sepamos, jeje, pero no te preocupes que en el fondo la familia está orgullosa.

    ResponderEliminar
  14. En mi caso, al principio no lo entendían. Luego se resignaron. Ahora incluso me dicen cuando tengo que apuntarme a las carreras populares,... Cuestión de tiempo, socio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Yo por suerte tengo una mujer que no solo me apoya si no que mete cizaña "haber cuando os atreveis con 2 horas en un entreno"... pero si noto que a veces le cuesta el que yo tenga que entrenar, un sabado o domingo sobre todo.

    Pero no pidas q la gente te entienda, esto solo lo entiende la gente que le gusta, no corredores esporadicos, los que dia tras dia estamos en el parque...llueva, haga frio, 38º..

    Si tuviesemos que hacer las cosas a tenor de los gustos de otro. ANIMO Y CORRE!

    ResponderEliminar