08 junio 2015

Retos si, pero con criterio

Estoy completamente a favor de todas las campañas que se hagan para que la gente haga algo de deporte. Los beneficios del deporte están más que demostrados así que ojalá el 1% de la gente a la que van destinadas esas campañas abandone el sofá por salir a caminar, montar en bici, nadar o lo que sea. Hoy por hoy han habido y hay muchas campañas, la mayor parte de ellas en las redes sociales, y Apadrina un sedentario es una de ellas. No voy a entrar en detalle en describir esa campaña, así que si hay está interesado, que visite su página web o su perfil de facebook.


Hasta aquí todo bien. El problema viene cuando en mi muro de facebook empiezo a ver amigos que comparten la historia de Jordi Diaz. Resumiendo, Jordi Diaz era un sedentario que pesaba 120kg y un año después de abandonar la vida de sedendario se convirtió en finisher del IronMan de Mayorca, y aquí es donde este tipo de campañas e historias se vuelven un peligrosas.



Nunca me han convencido frases del tipo "si quieres puedes", "querer es poder" o en sus términos más recientes "where is the limit". Veo como a mi alrededor la gente se lanza a retos cada vez más duros con menos preparación. Si lo se, yo mismo lo he hecho, no llevaba ni tres meses haciendo carreras de montaña y me inscribí en la Transvulcania (eso si, con un año para prepararla y con una base de 3 años corriendo en asfalto).

Si ir más lejos en la escuela oficial de idiomas, había un chico que me comentaba que sus amigos llevaban corriendo un par de meses y que ya estaba apuntados a una media maratón en no se donde y le estaban diciendo de apuntarse. Lo peor es que reconocía que solo podía correr 6km sin parar en unos 45 minutos. Con estos números no es difícil pensar que la media maratón se le hará muy larga y aquí entraríamos en otro debate sobre lo que es correr una media maratón o una maratón. ¿Alguien que corre una media maratón en 2h:30 puede decir que ha corrido una media maratón?¿Y si son 3 horas?

A lo que iba. No dudo de la capacidad de Jordi Diaz, y si realmente acabó el IronMan en un año (no me quedo claro viendo el documental) desde que empezó a correr por primera vez es muy probable que sea un portento físico y con una genética digna de estudio, pero creo que el común de los mortales no es capaz de hacer eso. Es más, no es que no puedan, es que creo que no debería ni plantearselo ya que el resultado puede ser catastrófico. Un IronMan no es sano para el cuerpo y aunque camines durante mucho (o muchísimo) tiempo estás sometiendo a tu cuerpo a un estrés muy grande. Un año me parece realmente poco y vender este tipo de iniciativas para abandonar la vida sedentaria con frases como, en un año puede acabar un IronMan me parece muy peligroso. Además en el propio vídeo se ven varios detalles que la gente puede llegar a ignorar, tanto el entrenamiento como la dieta están perfectamente controlados por profesionales, algo que económicamente puede estar al alcance de muy pocos, dejando fuera el material o la propia inscripción del IronMan.

Resumiendo, está genial abandonar el sillón para hacer un poco de deporte, pero con criterio y cabeza. Si llevamos 30 años de nuestra vida sin hacer nada de deporte, no pensemos en correr una maratón porque está de moda en un año. Con el tiempo suficiente estoy seguro que se puede correr una maratón si es lo que realmente quieres pero ir más rápido de la cuenta puede llevar a lesiones bastante graves. Repito, yo he hecho estás locuras, y ahora mismo estoy pagando el cúmulo de despropósitos del año pasado (puede que algún día me siente a hablar sobre ello).