12 diciembre 2011

K42 Anaga Marathon - Crónica


La verdad es que llevo bastantes semanas desaparecido, pero mi vida ha sido un cúmulo de despropósitos. Desde hace dos semanas mi vida laboral se ha complicado bastante y para no aburrir al personal, se podría resumir en que el próximo año tendré que cambiar de aires. A esto se le han juntado varias malas noches del enano que ha empezado a sufrir del cólico del lactance por lo que no he descansado todo lo bien que debería. Y como no hay dos sin tres, desde hace semana y algo estoy sin ordenador porque mi querido equipo de 5 cinco años de edad ha decidido abandonarme.

Con todas estas complicaciones casi no he podido entrenar por lo que no esperaba mucho de la carrera de ayer. Según mi calculos pensaba acabar la carrera en torno a las 2 horas y 30 minutos, así que con esa idea me levante a las 7 de la mañana para poder desayunar tranquilamente. A las 8:30 estaba en la Plaza de Cristo calentando con varios amigos. A las 9 de la mañana empieza la carrera y con esto el primer mosqueo de la mañana. A darle al start del reloj, me pone "Bateria baja" y eso que llevaba toda la noche cargándose (con su mensajito en pantalla y todo). No entiendo como Garmin puede hacer un producto de tan baja calidad y más teniendo en cuenta el costo del "aparatito". Al ver esto, rápidamente saco el móvil, y arranco el endomondo para hacer el track del recorrido.

La carrera arranca, y pasa lo de siempre, mucha gente y ritmo muy tranquilo. En menos de 1km llegamos a la primera subida. Pesé a que el entrenamiento que hice por la zona hace un par de semanas subí la rampa corriendo esta vez la subí caminando para evitar problema en la fase final de carrera. Al llegar arriba empieza una buena recta y ahí empiezo a ganar posiciones y a dejar atras al pelotón de gente, puediendo correr con algo más de espacio. Se puede correr a buen ritmo hasta llegar a una zona bastante estrecha donde se va en fila india. Tras esto, la primera bajada donde bastante gente me adelanta ya que voy con bastante miedo (siempre he padecido de los tobillos y me da bastante respeto lesionarme en una bajada).

Superada esta primera fase, llegamos a otra subia que termina en un tramo con un desnivel de más del 25%. Otra vez toca caminar hasta llegar a una zona de bosque. Aquí y por una pista forestal y pese a las subidas y bajadas me lanzó a correr. Me siento bien, y adelanto gente. Todo iría de lujo si no es porque la rodilla me empieza a molestar. La verdad es que no le hago mucho caso porque casi siempre es igual, me molesta la rodilla, no le hago caso y deja dolerme. Así llego al punto más alto de la carrera. Ya hemos ascendido casi 500 metros y hemos recorrido 15km. Me paro en el avituallamiento, bebo algo, me como un barrita y me lanzo a bajar a toda pastilla. Esta zona la conozco bien por lo que me puedo permitir el lujo de más rápido. Aquí ocurre lo que no me esperaba, y es que el dolor de la rodilla va a más, hasta convertirse en insoportable. Llegados a este punto paro y camino un par de minutos y vuelvo a intentarlo con idéntico resultado, así que no queda otra que abandonar virtualmente, o sea, seguir hasta la meta caminando / corriendo despacio y que sea lo que Dios quiera. Poco a poco me van adelantando y me voy quedando de los últimos, o eso creía yo. El problema es que aunque uno no se da cuenta, al lesionarse protege la zona cambiando la pisada. Esto provocó que tanto el gemelo como el cuadriceps izquierdo me dieran varios pinchazos. Nada preocupante porque nada más notar la sensacion paraba y caminaba otro buen rato. En el útlimo kilómetro y medio, la carrera iba por asfalto y en recta, por lo que puede correr de manera continuada y hasta pude adelantar a un par de corredores que supongo irían más tocados que yo.

Con todo esto terminé la carrera con un tiempo de 2 horas y 49 minutos, 20 minutos más de lo calculado pero bastante bien teniendo en cuenta las circunstancias. Esta mañana al ver la clasificación me he llevado una grata sorpresa al ver que entré el 328 de 400, lo cual me deja un buen sabor de boca de cara a la edición del año que viene, la cual pienso correr para desquitarme. Respecto a la rodilla, esta mañana casi no me molestaba salvo a bajar las escaleras de mi casa, y tanto el gemelo como el cuadriceps paracen estar perfectamente. De todas formas pienso darme varios días de descanso para evitar lesiones innecesarias, y más teniendo en cuenta que no tengo ninguna carrera en mente.

En resumen, 20.30km en algo menos de 2 horas y 50 minutos, con un desnivel acumulado de 1200 metros que me sirven para darme cuenta que tengo mucho que mejorar de cara a participar en la carrera de 50km de la BlueTrail del año que viene.