30 abril 2014

Para bien o para mal, hasta aquí hemos llegado

El algo más de una semana me transformaré en una tortuga, en una lenta tortuga cuyo único objetivo será llegar, pasito a pasito, a la meta después de recorrer 74km (u 84, porque ni en la página de la Transvulcania se ponen de acuerdo de la distancia). Pero vayamos por partes...

Pasito a pasito espero llegar a la meta

El pasado 18 de mayo hice la mayor locura desde que empecé a correr. En un arrebato de locura y estando medio dormido me inscribí en la Transvulcania, en su modalidad de ultra. En aquel momento parecía que tenía mucho tiempo para entrenar y para prepararme bien para esta prueba, pero aquí estamos a poco más de una semana de la prueba. Atrás han quedado muchos sacrificios, sobre todo en horas de sueño robadas para poder pasar muchas horas en la montaña.

Desde la maratón de Gran Canaria no lograba encadenar varios entrenamientos buenos. Me sentía pesado y las molestias cada vez eran mayores. Al final, no quedó más remedio que bajar mucho el ritmo. Era eso o no llegar más allá del kilómetro 10, así que me lo jugué todo a la carta del descanso. Las salidas entre semana se redujeron a una salida de unos 10km, para el fin de semana intentar cumplir por encima de los 30km (no siempre lo conseguí).

Muy pocos kms semanales para intentar recuperarme...

Las semanas fueron pasando mientras me desesperaba viendo como pasaban días sabiendo que lo mejor que podía hacer era quedarme en casa, pero por fin he logrado sacar varios entrenamientos adelante sin demasiadas complicaciones. Las últimas dos tiradas largas han sido especialmente motivadoras

  • Domingo 20 de abril, 37.42km con poco desnivel (540m D+) donde logré terminar casi sin molestias
  • Sábado 26 de abril, 27.65km con más desnivel (1500m D+) donde terminé con ganas de más y donde por primera en vez en mucho tiempo logré correr en muchas cuestas.
Todo esto no significa nada. Signo sin estar fino y los kilómetros que he hecho ni por asomo se acercan a los mínimos para preparar una prueba de esta envergadura, pero por lo menos veo que puedo llegar al km 30/40, algo impensable hacer dos meses. Hay días donde me siento eufórico y no dudo ni por un momento que lograré terminar, en otros sin embargo no lo veo tan claro y me veo abandonando en cualquier punto.

Esta semana un rodaje suave de 5km el lunes y mañana si todo va bien rodaje de 18km por el Parque Nacional del Teide, siguiendo la ruta de las 7 Cañadas, para entrenar eso de correr en altura. Es un recorrido con poco desnivel pero en el que corres entre los 2000 y los 2200 metros de altitud. Además, esta salida me servirá también para entrenar un tramo de lo que puede que se mi próximo reto, aunque para eso queda mucho todavía.

En esta salida haré la última prueba de material. Nunca he corrido con gorra, es algo que nunca he usado, pero viendo que el calor nos acompañará durante gran parte de la prueba no está mal hacer una prueba por si necesito usarla.

Bien o mal, peor o mejor esto es lo que hay, así que ya solo queda descansar (todavía más) y preparar la maleta con una gran dosis de ilusión para ver que nos deparara el 10 de mayo la isla de La Palma.

20 abril 2014

Bien está lo que bien acaba

Normalmente solemos usar los blog para quejarnos cuando las cosas no son como deberían ser, pero a veces las cosas salen bien y creo que también es justo contarlas.

El pasado 12 de abril corrí la Santa Cruz Extreme de 21km. En ella usé la mayor parte del material que usaré en la Transvulcania, incluido las Asics Gel FujiTrabuco 2. ¿Por qué este modelo? Bien, he probado diferentes marcas y por uno u otro motivo no me han terminado de ir bien. Tengo un pie un tanto especial y con Asics nunca he tenido ningún problema. Hace tiempo, hice mi segunda media maratón con las Asics Cumulus con solo dos entrenamientos y no tuve ningún problema. La K42 Anaga Maratón las hice con las susodichas Trabuco 2 casi recién estrenadas y una vez más no hubo problemas.

En carrera se portaron perfectamente, pero al llegar a la meta vi que se habían roto por un lateral. Al mirar el roto descarté que fuera por un roce o golpe, ya que toda la zona de alrededor estaba perfectamente y mi pie también.

Así terminaron la carrera
Los tenis no tenía mucho uso y la suela estaba realmente bien. Para ser más exactos este es el uso que les había dado hasta ahora.

342km en 14 salidas
Me puse en contacto con Asics a través de twitter y desde @ASICSesp me dieron una dirección de correo donde podía exponer mi problema y también me confirmaron que las Trabuco tienen una vida útil de unos 700km. Desde esta cuesta de correo nunca me han contestado así como desde la cuenta de @ASICSeurope.

En fin, recordaba más o menos la fecha de compra así que revisando las compras de la tarjeta de puntos de la tienda donde las compré vi que las compré en noviembre, así que, imprimí el "ticket" y me fui a la tienda pensando que iba a perder el viaje.

Tras hablar con la chica de atención al cliente y exponerle mi problema, me dijo que esperara un momento. Hizo dos llamadas y a los 3 minutos volvió con un vale por el importe que había pagado en noviembre. Evidentemente entré en la tienda y me llevé otro par del mismo modelo, eso si, pagando un poco más.

La tienda en cuestión es Decathlon y realmente fue una casualidad que comprara los tenis ahí, pero en ese momento costaban lo mismo que en Wiggle y a igualdad de precios prefiero cualquier negocio local. Decathlon no es un negocio local, pero por lo menos contrata gente de aquí, así que, me vale.

¿Por qué compré el mismo modelo? Es la opción menos mala, ya que a un mes de la Transvulcania no puedo estar probando otra marcas y si estas vuelven a tener el mismo problema, pues intentaré devolverlas y entonces ya veremos.

Mis nuevos neumáticos
En fin, bien está lo bien acaba.




15 abril 2014

Santa Cruz Extreme (21km) - Crónica

Este pasado sábado corrí la segunda carrera del año, y aunque realmente no fue una carrera sino más bien un entrenamiento, creo que es lógico que escriba algo sobre la misma.
La bolsa del corredor no estaba mal
El perfil de la carrera era terrible, todo para arriba y luego todo para abajo, con pocos tramos llanos para soltar las piernas, con este panorama me tome la carrera con mucha calma.

El día estaba bastante feo
Sábado, eran 7:45am cuando veo dos personas subir por la Plaza de la Candelaria, una es Manuel y el otro es Ángel. Por fin desvirtualizo a este gran corredor (vaya carrerón que se metió, aunque mejor que lo cuente él). Charlo con ellos un rato hasta que se tienen que ir en guagua para su lugar de salida. Yo hago algo de tiempo y me reúno con mis compañeros de batalla.

Un "selfie" para matar el rato...
A las 9:10 empieza la carrera. El día está feo, pero no llueve. Salimos por la Avenida de Anaga y tras casi 2km de asfalto nos meten por un barranco a correr. Fueron 2km por arena y piedras sueltas que junto con el calor y la humedad me dejaron seco, así que, no quedó más remedio que quitarse el cortavientos.

Tras esto, la primera gran subida, que nos llevaría hasta el kilómetro 10 donde estaba el primer avituallamiento. Durante la subida me fui separando de mi amigo, aunque iba caminando, las piernas iban respondiendo y podía ir bastante ligero. Al llegar al avituallamiento lo esperé un par de minutos, ese era el plan y había que cumplirlo. Durante la subida hubo tiempo para parar un minuto para deleitarnos con las maravillosas vistas desde los montes de Anaga. Nos adelantaron varios corredores que nos preguntaron si estábamos bien, y todos se sorprendieron cuando les contestábamos que estábamos mirando el paisaje.

Tras comer y beber algo en el avituallamiento, toca bajar un par de kilómetros, para luego volver a subir. A mitad de esta subida hay otro avituallamiento, donde vuelvo a esperar un poco a mi compañero de batallas, que va algo tocado. Llegamos al kilómetro 15 y ahora toca 6km en bajada por el barranco de Valleseco. Como no podía ser de otra manera la pierna izquierda ya está algo cargada pero decido hacer el esfuerzo. Bajamos como cabras, y se puede decir que este fue el único tramo "competitivo" que hicimos y realmente se notó, porque adelantamos a no menos de 20 corredores. Muy cansados llegamos de nuevo a la Avenida de Anaga, donde los dos últimos kilómetros sobre asfalto se hicieron largos y muy duros.

Con un tiempo de 3h:26:10, puesto 175 de 238 (109 de 133 en mi categoria) llegamos a meta. En mi caso con la sensación de que debería haber llegado más descansado pese al esfuerzo en la bajada. Las sensaciones fueron algo mejores que en los entrenamientos, pero no fueron todo lo bueno que deberían haber sido, sobre todo, tras una semana de descanso. Aunque lo peor de todo fue como terminaron mis Asics Gel-FujiTrabuco 2. Tras algo más de 200km este es el estado de los mismos

Increíble, pero cierto...
En el meta, otra sorpresa, desvirtualizar a Brian, al que también le ha salido una muy buena carrera. Desde aquí, felicidades.

Tras la carrera, la mejor parte del día, cena con Manuel, Ángel y sus "respectivas" jefas, para compartir las mejores jugadas de la carrera.

Las agujetas han durando más de lo normal y puede que hoy salga a correr algo, para en el fin de semana intentar hacer una salida más de prueba para ver como vamos en la recuperación de esta extraña "lesión". Si todo fuera bien, el próximo fin de semana correría los 30km del Trail de Buenavista del norte. Carrera que ya corrí el año pasado, y que me gustó mucho, pese a la gran petada que sufrí en ella. Pero como se suele decir en el mundo del fútbol, vamos partido a partido.

07 abril 2014

Todo lo que sube, baja...

Y vuelve a subir, o eso espero...

Llevo más de un mes sin escribir, y el resumen de este mes es, "de más a menos". Tras un corto periodo de tiempo en el que he ido asimilando los entrenamientos más o menos bien, mi cuerpo a empezado a quejarse. Las molestias eran las típicas y un día era una cosa y otro día era otra. Nada importante, pero poco a poco, las molestias empezaron a juntarse, sobre todo en la pierna izquierda. Primero el isquio, luego el cuadriceps, luego el gemelo... Conclusión, tengo la pierna izquierda destrozada.

Tras varios masajes de descarga, primero en el gemelo, luego en los isquios, y pasando por un masaje de descarga de toda la pierna (no veas como dolió), seguimos igual. Según el fisio no tengo ninguna lesión, salvo las sobrecargas, pero en las salidas de montaña a partir del kilómetro 8 empiezo a notar molestias, y sobre el 15 la pierna izquierda ya no puede más. Es como si en vez de 15km llevara más de 100 encima.

Con estos datos y tras una "rigurosa" búsqueda por San Google, lo que más cuadra con mis síntomas es "sobreentrenamiento". Tras consultar varias páginas, algunas cosas cuadran, aunque otras no (sobre todo lo del aumento de pulsaciones en reposo). Lo único que puedo hacer ahora, a un mes de la Transvulcania es desconectar y parar de entrenar.



Así que he descartado mi participación en la maratón de Anaga donde finalmente participarán Manuel y Angel (tocará hacer de anfitrión, que siempre será mejor que salir a entrenar). Participaré en los 21km con dos amigos, para en vez de ir a entrenar en solitario, ir acompañado en "modo paseo". La zona por la que pasa la carrera es preciosa y me apetece disfrutar del paisaje. Si la carrera sale en 3 horas en vez de en 2h:30, no pasa nada. Ahora mismo tengo que recuperar "las buenas sensaciones".

Todo para arriba, y luego todo para abajo.
El perfil de la carrera es matador, más suave que el de la maratón, pero que sigue el mismo concepto, todo para arriba y todo para abajo, sin tramos llanos para correr. Así que, pese a que vaya en modo paseo, será un buen entrenamiento.

A partir de hoy, entro en tapering, poco entrenamientos, y de hacerlos serán en montaña y muy tranquilos. Se acabaron las machadas porque a estas alturas ya no tengo nada que ganar y muchísimo que perder.