01 agosto 2014

Saliendo del pozo (resumen de julio)

Acaba julio y así acaba un mes que empezó bastante mal pero que termina bastante bien. Ha habido una importante evolución en cuanto a kilómetros semanales y sensaciones. Las molestias han pasado de constantes a momentáneas en alguna momento del entrenamiento. Si todo va según lo previsto, esta semana podré acercarme a los 50km semanales, cifra que no alcanzo desde mucho tiempo y que es necesaria de cara los próximos retos.


Julio empezó igual que terminó junio, con muchas molestias en las rodillas, incluso teniendo que parar en medio de alguna salida porque no podía más con las molestias / dolores. De nuevo un par de visitas al fisio y con un par de retoques por aquí y un par de retoques por allá, junto con algunos días extras de descanso y pudiendo dormir un poco más por las noches parece que han logrado reactivar mi cuerpo, sobre todo las piernas.

Volumen semanal en el mes de julio.
Como comenta el gran Pancho en esta entrada, ahora mismo estoy en modo tonto motivado y en este mes he logrado muchos avances que me hacen ser muy optimista de cara al mes de agosto
  • Primera sesiones por debajo de 5min/km en mucho tiempo. La primera de 7km, la última ayer mismo de 13km.
  • Pulsaciones muy controladas en las salidas tempo, ayer mismo, 13km a 4:54 dentro del rango aeróbico, aunque al final las pulsaciones ya picaban hacia arriba.
  • Vuelta a las series en cuesta, con un "one more" en alguna sesión. Algo más lento que en otros momentos, pero logrando hacer más series y a ritmos más constantes durante todas las series.
  • Regreso a la montaña con muy buenas sensaciones sobre todo por la buena compañía. Cuando la jefa de la montaña pasa unos días por Tenerife hay que aprovechar para marcarse 20km a ritmo cochino. Pese al madrugón, fueron 20km en algo más de horas, donde no paramos de charlar y por supuesto con avituallamiento de Oreo a mitad de la salida y con servicio de hidatración post-carrera.
Avituallamiento a base de Oreo en el kilómetro 10
Agosto es un mal mes para entrenar, mucho calor y encima estaré 15 días de vacaciones, pero sea como sea tengo que entrenar y mucho, los retos de otoño así lo exigen. La parte positiva es que puede que tenga a mi disposición a partir de ahora un gimnasio y piscina para entrenar, por lo que mientras la familia disfruta del sol y la pisicina yo podré marcarme una sesion de pesas y unos largos a nado.