22 noviembre 2015

II Maratón Santa Cruz de Tenerife - Crónica


Pese a no haber corrido la LPA Night Run mental y físicamente parecía que la hubiera corrido. Las tres semanas que separaban las dos carreras fueron para simplemente alcanzar un poco de chispa para intentar conseguir ese 1h:45 que me había planteado.

Correr es una combinación de cabeza y físico (piernas y fondo). Si una parte falla estás perdido. En ese caso llegaba bien de fondo, como más o menos he estado todo el año, pero de las piernas no estaba seguro y en cuando fallaran sabía que la cabeza no tiraría, así que por decirlo de alguna manera llegaba muy justo a la carrera.

El día antes pasa rápido, sobre todo por la buena compañía. Aunque hubieron bajas de última hora, se junto un buen grupo y entre una cosa y la otra el sábado pasa. Aun recuerdo los nervios en las primeras medias y ahora casi ni te planteas nada y eso que estamos hablando de 21km.

El día amanece malo para correr. Día despejado y mucho calor, a las 9 antes de empezar la carrera ya estaba sudando, adelanto de lo que supondría la carrera. Mentalmente había divido la carrera en 3 tramos de 7km. El primer tramo, el tramo urbano, es un sube baja así que pensaba terminarlo en torno a 5:05-5:10 de media. El segundo tramo, que sería el de ida a la Playa de las Teresitas sería para mantener el ritmo objetivo, en torno a 5min/km. En el último tramo tocaría recuperar el tiempo perdido y sería donde se decidiría todo.

Tramo urbano (0-7km)
A las 9, muy puntualmente empieza la carrera. Como siempre, ni cajones ni nada, todo el mundo se pone donde quiere y toca adelantar a mucha gente. En 500m ya puedo correr tranquilo así que la salida no será excusa si no consigo la marca. Recorremos las principales calles de Santa Cruz con mucho tobogán, aunque menos duros que el año pasado. Supongo que el saber que todo acabaría en una vuelta ayuda a ver las cosas de otra manera. En 34:52 (4:59min/km) liquido estos primeros 7km. El balance de daños es mínimo, cero molestias, aunque el calor ya empieza a apretar. Me sorprende lo rápido que ha pasado este tramo, aunque se que lo duro viene ahora.

Rumbo a Las Teresitas (7-14km)
Este tramo es solitario, no hay sombra y solo queda pasarlo lo más rápido posible. Los kilómetros van pasando y me agobio un poco porque las referencias kilométricas de la carreras me dicen que voy minuto, minuto y medio por encima del tiempo previsto. Siempre me guío del Garmin pero minuto y medio me parece mucho. De repente voy un minuto por debajo y otra vez más vuelto a estar por encima. Con este baile me doy cuenta que los puntos kilómetros tienen que estar mal puestos, así que decido olvidarme y sigo echando cuentas con el reloj. En torno al kilómetro 12 ya me doy cuenta que la pierna empieza a fallar, aunque sigo yendo en tiempo se que no podré mantenerlo hasta el final. Pese a todo este parcial sale en 35:13, a 5:02 de media, por lo que en este punto estamos a 5:00 de media. Justo lo buscado.

De vuelta a Santa Cruz (14-21km)
Seguimos al sol, nada de sombra. La pierna molesta como siempre, por lo que la zancada se acorta y la pierna derecha tiene que hacer todo el trabajo. La cabeza empieza jugar malas pasadas y cada vez voy más lento, incluso en un avituallamiento paro a beber agua y mientras lo hago camino exactamente 15 segundos. Casi al final el bueno de Manuel me adelanta, ya que no podía soportar la idea que yo le ganara una carrera (el solo iba a correr por pulsaciones).

El que va detrás de amarillo en Manuel con el hacha en la mano
Los últimos metros como no puede ser de otra manera salen algo más rápido aunque no es el reflejo de este último tramo. Con sufrimiento, más o menos el esperado llego a meta. Este parcial sale en 37:46 a 5:08 de media, dejando el crono final en 1:47:51.

Conclusión
Quería hacer una carrera en negativo y me salio exactamente al revés. Parece que sigo sin saber que le pasa a la pierna y esta semana toca visita al tercer especialista a ver si damos con la tecla. Pese a todo no me quejo de la marca, y más sabiendo que había fondo y pierna derecha para mucho más, pese a que la pierna izquierda no lo ve de la misma manera.

Ahora a recuperar, aunque no se exactamente qué y a pensar en la última carrera del año.