30 enero 2014

Gran Canaria Maratón - Crónica

Una vez más la crónica de la maratón empieza con un viaje. Un viaje en avión bastante cómodo y de apenas 30 minutos para estar a las 9:30 de la mañana en Gran Canaria. Tras un paseo en coche por la isla y estar instalado en el hotel fui a la feria del corredor para recoger la bolsa del corredor, este año muy escaso y de muy mala calidad. Esta claro que no corro una maratón, y ninguna carrera, por una camiseta pero ya que la dan que por lo menos la den con gusto y calidad. A las 14:30 me uno a Manuel y su familia para comer, para posteriormente unirse a nosotros el gran Antonio junto con el veloz Aaron. Después de comer quedada con el resto de blogeros para pasar una tarde fenomenal con gente que parece que conoces de toda la vida. Durante la tarde, viento, frió y bastante lluvia, para despistarnos un poco de lo que nos encontraríamos al día siguiente en carrera.

Foto robada del blog de Sosaku, pero como salgo en ella no creo que pase nada
Se trata de llegar hasta aquí
Llego tarde a la foto de grupo porque para cruzar una calle de 10 metros tengo que dar una vuelta terrible. Por lo menos puedo saludar individualmente a muchos corredores y logro calmar un poco los nervios a base de fotos.

Foto de grupo
Con algo de retraso empieza la carrera y como era de esperar tardo bastante en pasar por la salida. En ese momento pongo mi reloj en marcha y empiezo a correr. Los primero kilómetros son un infierno de gente, teniendo que parar totalmente en el kilómetro 5 para poder coger agua y comer algo. En este punto noto todo lo que he sudado, no se ve ni una nube y que el sol nos está dando con todo. Sigo tranquilo pero noto que voy mal de piernas. En el kilómetro me tomo el primer gel y así llego al segundo avituallamiento. Una vez más toca parar para coger una botella y poder coger algo de comer. De aquí al paso por media es un quiero y no puedo, cada vez que me salían dos kilómetros buenos tengo que bajar el ritmo porque me siento fundido de piernas y con sensaciones muy raras que no me dejan disfrutar de la carrera. En el 15 y en el 20 más de lo mismo en los avituallamientos, parar en seco para coger bebida y comida, y el 16 otro gel para intentar animarme un poco. Así hago el paso por la media en 1h:58, dos minutos menos que el año pasado pero llego peor, mal de piernas y peor de cabeza por lo que se que me espera en los siguiente 21km.

Paso por la media maratón, fundido es poco
En el paso por la media nos desvían a una calle paralela del paso por meta para dejarnos claro que a partir de ahí vamos solos. Me cruzo con la jefa, pongo buena cara para no preocuparla y a seguir con el calvario. En la segunda vuelta ya no hay forma de esconderse del sol y el cansancio ya pesa. Así paso el paseo marítimo para ver como en el 25-27 me dicen que no hay agua, que solo les queda isotónico en vaso. No me lo puedo creer, paro y me bebo un vaso de isotónico pese a que se supone que no hay mezclarlos con geles, pero es el mal menor. Resuelvo el problema del agua cogiendo una botella del suelo. En fin, sigo con mi calvario particular, bebiendo agua cuando puedo hasta que en el 31 me cruzo con Antonio que va realmente fundido. Le dejo lo que me queda de agua y tras compartir algo de conversación decido seguir, el va mal y si yo bajo el ritmo no me recupero.

En el 32 pido agua, pero solo hay en vaso, lo que significa bebe y otra vez a aguantar hasta el 37 sin agua. Veo otra botella en el suelo, esta vez no es de la carrera, la cojo la relleno y sigo. Una vez más me ha tocado parar en seco, y esta vez si que ha costado volver a coger el ritmo. Sigo como puedo, las piernas pesan y esas sensaciones extrañas siguen ahí, aunque ya he pasado el 32 y no me han dado calambres. Pese a todo sigo a un ritmo bastante regular, no es el que quería pero tampoco está nada mal. Si sigo así, llego justo en 4 horas, pero sabiendo las subidas que me esperan al final de Triana se que esa marca se me escapará. En el 33 me tomo el último gel, y sigo con mi marcha lenta pero continua. LLegamos al 37 y aquí si tiene agua en botella. Por fin puedo refrescarme. Miro el reloj y veo que puedo llegar en menos de cuatro horas, así que aprieto un poco aprovechando el subidón del agua. Los siguiente 3km van bien, en torno a 5:40, pero al llegar al final de Triana ya no puedo más y las subidas terminan de matarme y me voy por encima de los 6. Se acabo lo que se daba.

A punto de entrar en meta
Llego al 42, he llegado vivo, en la segunda vuelta con mi ritmo cochinero no he parado de adelantar corredores, prueba de la dureza de esta carrera en un día con más de 20 grados, y no me he parado a caminar ni una vez. Solo quedan 197 metros, así que, brazo en alto y viendo que por pocos minutos se me ha escapado el objetivo de las cuatro horas entro en meta.

Un voluntario me pone una medalla, pero al parar me dan dos pequeños calambres en los cuadriceps, los primeros de la carrera. Me apoyo en una vaya y agacho la cabeza unos segundos. Me preguntan si estoy bien, digo que si, y me vuelven a felicitar.

Salgo de la zona de llegada y me voy a esa extraña zona de corredores donde veo a Pancho, que ha llegado algunos minutos antes que yo, a Tomas y a Gonzalo. Comparto un rato de charla y me voy a buscar a la jefa. No se porque no la dejan entrar, pero una cosa está clara, en esos momento, me apetece compartir mi alegría con los míos y ella tiene que estar a mi lado.

Entrego el chip, por cierto, una sillas para sentarse y podérselo quitar no estaría mal, y me dan la camiseta finisher, espero un poco y me serigrafían la medalla.

Vuelvo a entrar a la zona de llegada, otra vez solo para despedirme, y veo que hay un puesto dan agua e isotónico. Aprovecho para coger algo más para beber. Antonio ya ha llegado, fundido, pero una vez más finisher (un crack el tío).

Me despido de todos. Ha sido un fin de semana intenso que he podido compartir con muy buena gente, pero mientras vuelvo al hotel tengo la extraña sensación de que pese a saber que correré más maratones no se si volveré a Gran Canaria. Una pena.

Dos, y las que quedan...
Conclusiones
Todas positivas. He compartido un fin de semana con un puñado de locos que comparten la misma ilusión que yo en esto de vestirse de corto y meterse un par de horas corriendo. He logrado salir vivo de un infierno sin calambres que fue lo que arruino la carrera el año pasado. Y por supuesto he logrado rebajar mucho la marca y dejarla a un paso de bajarla de las cuatro horas.

Nos vemos en la próxima maratón...

11 comentarios:

  1. Felicidades Sergio... te ha salido una gran carrera...y completarla sin parar a xaminar es todo un triunfo a pesar dmlos 1000 problemas q tuvimos!..Ahora a recuperarse y a disfrutar d retos futuros.... volveremos a compartir tertulia y dorsal... no se si en Tenerife en Gran Canaria o en Sevilla...pero nos encontraremos seguro

    un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades otra vez por esta maratón. Seguro que en otra con un perfil y servicios mínimamente mejores te superas de largo.
    A recuperarse y a por el siguiente reto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sabemos que tienes un mejor marca en las piernas (seguramente en una maratón peninsular) pero también sabemos que has peleado como un campeón contra el maratón y que no te has dejado vencer.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena de nuevo Sergio, teníais razón, dura, dura, pero la hemos sobrevivido. Un abrazo maquina.

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades tocayo, si en ese maratón has hecho 4 horas, en uno más decente vas a hacer sub4 seguro. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Una "dura" Gran Canaria maratón la que vivimos, sin duda, pero mira, volvemos a ser Finishers. La próxima a por las sub 4 horas. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena Sergio, has demostrado pundonor y espíritu de sacrificio, el tiempo.... bueno no tal vez no era el dia y seguro que no era la carrera donde conseguirlo, no dudo que lograras bajar mucho ese crono.
    ahora a recuperar fuerzas, reponerse y a pensar en otra.
    un abrazo compañero

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por la maratón lo has hecho estupendamente bieen y espero que vuelvas a Gran Canaria, una pena el mal sabor de boca de la organización da mucho que pensar plantearse el volver.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡¡Enhorabuena por esa MMP Sergio!!!!
    Tú tienes ese Sub4h en otro lugar sin problemas, hiciste un carrerón.
    Me habría gustado seguirte en el km 31 pero viendo que tú ibas mucho mejor que yo y notando cómo iban reaccionando mis piernas decidí pasar a modo conservador y acabar entero a petar en el 37 o similar.

    Un placer compartir ese fin de semana, sin duda lo mejor de la GCMaratón.

    Nos veremos como muy tarde en mayo :)

    ResponderEliminar
  10. Si la próxima es "normal", con agua en loa avituallamientos, sin calor, llanita... Seguro que hablamos de 3 horas y pico/poco... ;)

    ResponderEliminar
  11. Pues señor, con lo jodido que ibas desde el principio aguantaste como un titán. Lo normal es que te hubiera caído la del pulpo, más aún con la ayudita de la organización.

    Un placer haber compartido maratón y día previo contigo y con la jefa, que sepa que la próxima más no se escapa de ponerse un dorsal.

    ResponderEliminar