10 octubre 2014

Se acabo lo que se daba (resumen de septiembre)

37 días sin comentar nada en el blog, y siendo sinceros hasta pocos me parecen. Mi vida se ha convertido en un caos total y absoluto por lo que poco tiempo tengo para sentarme a escribir algo en blog. Mientras corro se me ocurren mil entradas, incluso alguna he escrito completamente en alguna tirada larga, pero luego a la hora de la verdad no tengo tiempo de escribir. Sigo vuestros blogs, con retraso pero los sigo.

Así me he sentido alguna tarde...

La primera quincena del mes fue bastante bien y las buenas sensaciones de agosto continuaron. En la primera semana una salida de 36km en la que me dio la pájara en el kilómetro 33 me dejo muy motivado y de la que me recuperé rápidamente (dos días después ya estaba con las series en cuesta). El siguiente fin de semana me fue imposible salir al monte, pero me auto- castigué el sábado con natación y el domingo con el gimnasio.

A partir de ahí he ido cuesta abajo. Clases en la escuela oficial de idiomas, pruebas de nivel, jornadas laborales que te dejan agotado y lo peor de todo, la vuelta al cole del peque de la casa, lo que ha introducido en mi casa y en consecuencia en mi organismo un montón de bichitos que me han dejado KO. Primero la garganta, luego el estómago, de nuevo la garganta y otra vez el estómago. Lo del estómago ha sido lo más grave porque no ha sido una gastroenteritis clásica, sino simplemente dolor. Varias visitas al medico, con radiografías incluidas, descartan cualquier cosa grave, pero duele, tanto que he tenido que parar varias veces y suspender el entrenamiento. Alguna veces en el minuto 40, otras en 5 minutos.

Pese a todo he podido hacer dos salidas y abarcar buena parte de la próxima Bluetrail. El Siete Cañada, la subida de Arenas Negras y la durísima subida desde Vilaflor a Guajara están controladas y me han servido para conocer el terreno y para darme cuenta que la altura es algo a tener en cuenta. En la Transvulcania no noté para nada estar por encima de los 2000 metros, pero en estas salida lo he notado, y mucho.

Esta semana estamos de tapering, he suspendido el gimnasio y la natación, y las salidas son más por matar la ansiedad que para entrenar. Menos mal que ayer salió una salida buenísima, 8.5km a ritmo suave (5.20) sin ninguna molesta. Terminé, me fui para casa y era como si no hubiera corrido. Estoy por no correr más para dejar esas buenísimas sensaciones en mi mente.

Del material que usaré y la táctica / objetivo intentaré escribir la próxima semana. Ahora solo queda comprar lo poco que queda del material obligatorio e intentar llegar lo más descansado posible al próximo 18 marzo. 


2 comentarios:

  1. Me has dejado acojonado con eso de la altura...manda un wasap e informame de eso! En nada nos vemos crack!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya estás ahí. Se ha entrenado lo que se ha podido. Seguro que el resultado es mejor del que piensas
    Animo. un abrazo y ¡¡mucha fuerza!!

    ResponderEliminar