14 mayo 2014

Transvulcania 2014 - Crónica

Son las 23:23 del sábado 10 de mayo y poco a poco una persona avanza por una alfombra roja rumbo a la meta. Al final un contador marca 17h:23 pero eso ya da igual. Ha sido casi un año de entrenamiento, de duro entrenamiento, con rachas mejores y rachas peores pero con sobre todo mucha, pero muchísima ilusión. Al final todo ha salido, que digo bien, ha salido perfectamente, y en 17h:23:24 he logrado sobrepasar el arco de meta de la Transvulcania, mi primera ultra, muy entero y con una enorme felicidad. Mientras escribo esto sigo sin creérmelo, todas las apuestas apuntaban a que no terminaría, pero en esto de correr no hay escrito y cuando todo sale bien es complicado no llegar a tu destino.


Pero vayamos por parte y para esto tendremos que retroceder al viernes.

Pre-carrera.


El viernes toco precarrera. Reunión con grandes corredores y mejores personas para comer en el famoso Chipi-Chipi, para sobre las 8 retirarnos a nuestro apartamento. Entre una cosa y cosa nos acostamos más tarde de lo esperado y con los nervios pues poco se duerme. En mi caso no llege a las dos horas de sueño.



Carrera
A las 01:30 todo el mundo en pie. Desayuno rápido, últimas revisiones de material y a las 03:00 ya estamos en la guagua rumbo al Faro de Fuencaliente. Allí llegamos a las 4, y hay que aguantar como podemos un fuerte viento que a mi personalmente me deja helado. De casualidad encontramos a Angel y a Manuel así que ya nos quedamos con ellos. A las 5 me como un sandwich, un plátano y me bebo el isotónico. A las 5:30 pasamos el control de chips y nos ponemos en la salida. Los nervios están a flor de piel y el tiempo pasa lentamente.

Salida - El Pilar



A las 06:00 se da la salida. Es impresionante y muy difícil de describir, pero ahí estoy, con 73km por delante y muchas más ganas que piernas. En los primeros metros se monta un tapón impresionante. La gente avanza como puede, incluso llegando a cometer imprudencias, aunque parece que a todo el mundo le da igual. En este tramo la estrategia está clara, hay que desgastarse lo menos posible. Así que, pasito a pasito llegamos a un terreno donde se puede correr. Aprovecho para soltar las piernas y ahí sin querer me separo de Antonio, aunque sigo con mi amigo Javi. De repente, sorpresa, me cruzo con la jefa de la montaña (Luisa). Va como una moto y logro seguirle el ritmo un rato. Otra vez toca subir por un sendero estrecho, nos separamos y ya no la volvería a ver. Otra vez, pasito a pasito, llegamos a Los Canarios. Impresionantes los ánimos de la gente. Un 10 se queda corto, en serio. Salimos de Los Canarios y hago la primera parada técnica. Ya no hace frió y ha amanecido así que, cortavientos y frontal fuera. Seguimos subiendo lentamente y aunque hay tramos donde creo que se puede correr prefiero caminar para guardar fuerzas. Eso si, en todos los pequeños llanos y bajadas que me encuentro aprovecho para correr y así soltar las piernas. Seguimos subiendo, y llegamos al segundo avituallamiento. Recargo y seguimos. Se supone que ahora viene un terreno favorable, aunque este se hace esperar, para finalmente descender a El Pilar. Este tramo lo hago corriendo pero tranquilo. Las piernas me empiezan a doler y las extrañas sensaciones en el isquio hacen acto de presencia. Finalmente llego a El Pilar con 35 minutos de ventaja sobre el tiempo de corte. Aprovecho para comer y espero un poco a ver si llega mi amigo Javi. En la primera bajada la rodilla le falló y nos habíamos separado. Justo cuando voy a salir llega, así que lo espero y salimos juntos. He perdigo algo de tiempo pero da igual.

El Pilar - Roque de los Muchachos
El primer kilómetro de este tramo voy caminando con Javi, aunque al final me separo de él. Su rodilla está tocada y a ese ritmo llegar al Roque se complica mucho así que, sigo con mi carrera en solitario. Hay muchos tramos donde se puede correr y los aprovecho. El tiempo de corte está justo, pero no es imposible. El sol sigue castigándonos y yo sigo bebiendo agua cada 5 minutos. Sobre todo hay que evitar los golpes de calor. Las molestias en las piernas han desaparecido así que pese a todo las cosas no van nada mal. El estomago se resiente y no me apetece comer ni geles ni barritas. Aquí es donde las Oreo y las barritas de fruta concentrada (como si fueran una pastilla de goma) me ayudan a seguir aportando energía a mi cuerpo. De todas formas estoy yendo más lento de lo que en su momento calculé y cada vez voy más justo a llegar al corte de las 12 horas. Siguen pasando los kilómetros y las horas, celebro en paso por la mitad de la carrera así como el paso por la maratón. Son pequeños logros para celebrar que todo va bien.

En el avituallamiento anterior a llegar al Roque me toca cambiar la estrategia de la carrera totalmente. Según ellos quedan más de 7km para llegar al Roque y tengo algo más de una hora para lograrlo. Llevo unos 47km en las patas, estoy a 2400 metros de altura y toca hacer la machada. Según mis cálculos quedan 3 o 4 kilómetros pero según ellos me faltarían 3 más. No me puedo creer que no pueda terminar la carrera por no llegar al corte. Joder, que ni me duelen las piernas. Así que salgo como una moto. Corro todo lo que puedo, las rampas las camino pero todo lo rápido que puedo, incluso si los primeros 50 metros los puedo correr lo hago. Esto pasará factura, pero es lo que hay. Adelanto a todo lo que se pone por delante, me niego a seguir el ritmo de nadie. En un momento miro hacia atrás y veo que hay varias personas que me están siguiendo, vamos, que me están copiando el ritmo. La gente anima desde el Roque y aunque veo imposible llegar sigo intentándolo. De repente veo que la gente que estaba animando está a mi lado, paso entre unos matorrales y piso la alfombra del control de chip, me han sobrado 12 minutos.

Bebo agua, coca cola, como fruta y vuelvo a beber agua. Intento comer pasta pero no gusta nada, así que sigo con mi festín de fruta. Según mis cálculos ya soy finisher y de paso he sobrepasado la distancia de los 50km, distancia mínima que se supone que hay que recorrer para decir ultra.

Justo cuando voy a salir, veo que quedan 5 minutos para las doce horas de carrera así que aprovechando un sitio a la sombre me siento, y decido darme un respiro de 5 minutos. Justo a las 12 horas reanudo la marcha. Solo queda una media maratón de montaña y prácticamente todo es en bajada.

Roque de los Muchachos - Tazacorte
Todo es en bajada. Los primeros kilómetros van de lujo. Las piernas responden de maravilla y puedo ir a más o menos buen ritmo. Siempre con cuidado porque un traspie puede acaban con la carrera. Nos metemos en monte y aquí la pendiente se incrementa. Dos resbalones y mi primera caída en carrera minan totalmente mi moral de apretar. Subir es duro, pero bajar caminando un pendiente inclinada te destroza. El calor es abrazador, y las piernas están cargadas y el avituallamiento no llega. La bajada se hace eterna y los primeras malas sensaciones llegan. El tiempo pasa, pero los kilómetros no y del avituallamiento tampoco aparece. Me empieza a doler todo y cuando peor estoy, por fin veo el avituallamiento. Antes de llegar, veo a Manuel que va muy tocado (aunque ya lo contara él). Como de nuevo, me refresco como puedo, y vuelvo a descansar unos minutos. Empiezo con la última bajada que me llevará a Tazacorte. Las piernas han dejado de doler, y puedo trotar cada vez más cómodo. Sigo avanzando y me junto con un chico palmero que se sabe de maravilla el recorrido. Va más o menos como yo así que cada uno va tirando a ratos. Un momento duro es cuando te tienes que volver a poner el frontal. Te das cuenta que llevas literalmente un día haciendo el cabra. En fin, este pensamiento pasa rápido y seguimos bajando. El terreno da tregua en algunos tramos de asfalto, por lo menos a mi, para luego seguir la bajada por un camino empredrado. Bien entrada la noche llegamos a Tazacorte donde la gente nos aplaude como si fueramos heroes. Ya solo queda subir a Los Llanos y todo habrá acabado. A este punto de control llego con 45 minutos de ventaja, así que, algo he recuperado desde el Roque.

Tazacorte - Los Llanos
Para subir a los Llanos vamos por un barranco (el barranco de las Angustias, vaya nombre la verdad). La humedad me hace sudar mucho, por lo que bebo agua cada minuto. Salimos del barranco y toca subir entre fincas de plátonos, y cuando menos te los esperaras estas en los Llanos. Solo queda una avenida llana de poco más de un kilómetro. Decidimos caminar, podíamos correr, pero, ¿para qué?. Nada que ganar, salvo alguno minutos y mucho que perder. Mientras caminamos sentimos el apoyo de la gente. Veo a Quique, a Antonio y a Gerardo. Quique y Antonio no han terminado y Gerardo he terminado en 15 horas (felicidades master). Todo el mundo te aplaude y todo los niños cocan contigo las manos. Y por fin llegamos a la alfombra roja. Dejo que mi acompañante entre primero y tras esperar un poco, empiezo mi trote por la alfombra roja que me llevará a la meta. Impresionante los aplausos, los gritos y los ánimos. Todo es perfecto. Mi primera ultra, y estoy a 100 metros de la linea de llegada y sin grandes dolores. Es simplemente impresionante. Paso el arco de meta en 17h:23:24. No es un gran tiempo, pero es mi tiempo, y lo he logrado. Me cuelgan la medalla, la que más ha costado y paso a la zona de llegada donde me dan mi "camiseta" de finisher. No quedan de la talla M, así que no me queda otra que conformarme con la L.

Costó, pero ya está en casa
Por cierto, desde el momento que me cruce a Antonio me fue grabando, incluida mi entrada en meta. También se había tomado la molestia de bajar el coche a Los Llanos para que no me tocará caminar (más bien subir) al apartamento. Desde aquí gracias, eres un crack. Estoy seguro que cruzarás esa meta algún día...

Post-carrera
Al día siguiente como no podía ser de otra manera, quedada para contar batallitas. Se hizo corto, pero no era cuestión de perder el avión.

¿Está claro quien manda no?


La verdad es que todo salió a pedir de boca, y aunque hay cosas que mejorar y corregir creo que poco más se puede pedir para el debut en una ultra. Ahora mismo quedan pocas secuelas y ya tengo ganas de correr, aunque me he autoimpuesto un descanso obligatorio de 20 días sin correr para darle algo de tregua a mi cuerpo, que desde octubre de 2012 está encadenando planes y carreras sin parar.


Eso sí, el próximo reto ya está en marcha y volverá a ser una ultra, aunque de la cortas, apenas 60km, y esta vez en mi tierra.

Y aunque esto aparece en último lugar, no es ni de lejos lo menos importante. Desde aquí gracias a todos lo que han comentado en el blog y me han dado sus ánimos o consejos desinteresadamente. Sois todos geniales. Y por supuesto darle las gracias a "mi jefa", sin la cual esto no hubiera sido posible. Yo pongo las piernas pero somos un equipo...

15 comentarios:

  1. ¿Recuerdas a aquel "sergiomf" que si corría 5 kms seguidos le dolía una rodilla y no podía seguir? Pues yo sí lo recuerdo. Y lo recuerdo mucho cuando me paso por aquí y leo tus entrenos maratonianos, y leo tus entrenos para la Transvulcania.
    Ahora ya estás en otra dimensión. Para mi ya eres un titán. Y como tal, mereces respeto eterno.
    Gran carrera, gran marca, gran crónica. Impresionante
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me acuerdo. Esos fueron mi orígenes, donde por hacer el bruto me lesioné la rodilla. Mucho aprendí de esa lesión y poco a poco hasta aquí hemos llegado.

      Eliminar
  2. ¡Impresionante, Sergio!
    Muchisimas felicidades por tu primer ultra, porque esto sólo acaba de empezar. Lo que acabas de hacer es muy grande, hay mucho entrenamiento para poder llegar hasta ahí. Te admiro un montón, yo no creo que pueda hacer algo así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Impresionante Sergio. No te imaginas lo que me alegró que pudieras ser Finisher. Me tuviste pegado al Tracking. Un placer compartir nuevamente carrera contigo. Nos vemos en Septiembre!

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena, Sergio!!! Lo que has hecho es increible, de verdad. Acabar esa ultra debe ser lo más y eso está al alcance de muy pocos. Se te nota orgulloso de lo que has hecho y es para estarlo.

    Un saludo desde Valencia.

    ResponderEliminar
  5. Increible Sergio, eres un campeón. El día que me lo piense leeré de nuevo esta crónica. Felicidades!

    ResponderEliminar
  6. Da la sensación de que has corrido esta carrera paso a paso, sin precipitarte, controlando y con seguridad. Tan grande es que hayas acabado como haberlo hecho en las condiciones que lo hiciste, sin secuelas y con ganas de correr, la mejor prueba del trabajo bien hecho.
    Felicidades Sergio!

    Me apunto esta entrada para el año que viene si finalmente me decido.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena Sergio tiene que ser increíble vivir esta experiencia, muy bonita crónica

    ResponderEliminar
  8. Un ultra ya es complicado de por sí, por la distancia, por el desnivel pero si a eso le sumas el agobio que produce quedarte fuera en un corte... Ya ni te cuento
    Mi más sincera enhorabuena has entrado por la puerta grande en la ultradistancia
    Un fuerte abrazo compañero

    ResponderEliminar
  9. Tuve la suerte de ser testigo de tu salida y tu llegada a meta, ¡enhorabuena de nuevo campeón!
    No sabes bien lo que me alegro de no haberte avisado que me quedaba atrás, porque te habrías quedado conmigo y te podría haber robado ese merecido triunfo de ser finisher en la Transvulcania.

    Te debo una grande y si no puedo ir este año a la BlueTrail habrá que buscar una carrera guapa en tu tierra, queda dicho ;)

    ResponderEliminar
  10. Sergio, simplemente espectacular. Enhorabuena, aunque sólo te vi unos segundos llegando a meta, me encantó saber que eras finisher después de seguir tu aventura en el blog todo este tiempo. Si no hay problemas de aquí a Octubre, me verás por allí con el reto de la Blue Trail...un abrazo...

    ResponderEliminar
  11. Que bonito terminar un Ultra "Esa Ultra" tan entero y disfrutando a tope ese momentazo. Me pilla lejos pero algún día me gustaría colgarme una medalla como esa que muestras orgulloso.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades Sergio!!!.... La verdad es que será difícil que hagas una carrera más dura que esta... Ahora a recuperarte q con la moral que da ser Finisher de una bestialidad como esa te vas a comer con papas todos los retos que te propongas

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Grandísimo debut Sergio, pintaban mal las cosas pero te adaptaste perfectamente a la carrera.

    Lo del Roque era un sofocón sin sentido, ese corte tienen que cambiarlo porque se puede llegar a los Llanos cerrando más tarde.

    Disfruta de esto antes de darle muchas vueltas a la siguiente, te los has ganado.

    Enhorabuena de nuevo, espero que nos volvamos a encontrar pronto.

    ResponderEliminar