11 diciembre 2013

K42 Anaga Maratón - Crónica

Creo que no hay manera rápida de resumir una carrera de casi ocho horas y media, aunque lo intentaré, ya que toda la carrera se resume en lo que pasó entre el kilómetro 31 y 33.

Con el miedo en el cuerpo de lo que nos podíamos tropezar por las fuertes lluvias de los días anteriores, me levanté a las 6 de la mañana. Estaba nervioso (aunque había dormido bastante bien) y quería repasarlo todo por última vez con calma. El día no está nada bonito, pero ya nada se puede hacer. En la charla técnica del día anterior el director de la carrera aseguró que pese a las lluvias los caminos estaban en perfecto estado.

Todo listo para la carrera
Llegamos al lugar de la salida, los nervios van en aumento, pero el rato se pasa bastante rápido saludando gente y haciendo algunas fotos. A las 9 en punto se da la salida (media hora después saldrían los de la distancia de 21km).
Listos para la batalla

Salida - Mirador de Zapata
Tras 500 metros en llano, llegamos al primer muro. Tranquilos pero sin pausa subimos esta primera cuesta caminando, ya que el objetivo es guardar todas las fuerzas posibles  para el final de la carrera. Tras esta subida inicial seguimos por un sube baja bastante embarrado. La rutina es siempre la misma, en las subidas guardamos fuerzas y en llanos y bajadas vamos tranquilos. Da igual cuanta gente nos adelante, al final, cada uno terminará donde tenga que terminar. Mi objetivo es acabar y me da igual el puesto. En esta parte hay mucho barro y pensar en bajar mucho tramos que estamos subiendo a la vuelta me parece una locura. Decido no preocuparme, total, en 8 horas que tardaré en volver puede pasar de todo. Bajamos la primera gran bajada y tras un tramo bastante duro con una pendiente de casi el 40% nos metemos en monte. Aquí ya se puede correr más tranquilamente y casi sin darnos cuenta llegamos al primer avituallamiento en poco más de una hora. Había decidido comer en todos los avituallamientos, así que, a comer se ha dicho. 

Mirador de Zapata - Pista de los Dornajos
Tras el avituallamiento hay que subir un auténtico barrizal. Solo por este tramo mereció la penar llevar los bastones. Se hizo muy duro y el desgaste fue brutal. Cuando pudimos volver a correr parecía que llevábamos medio día corriendo, menos mal que en pocos minutos estaba recuperado. Este tramo es bastante suave y se hace aburrido, pero en nada llegamos al siguiente avituallamiento. Llevamos algo más de 10km encima y estoy perfectamente. Buena señal para lo que queda por delante. Vuelvo a comer (sobre todo plátano), bebo agua y seguimos, por delante el primer gran resto, bajar y subir el barranco de La Goleta.

Pista de los Dornajos - Pista de Solis
La bajada la hacemos tranquilamente, y a las dos horas me tomo el primer gel. Voy perfectamente, no me duele nada, pero se lo que me espera subiendo el barranco y cuantas menos sorpresas mejor. Llegamos al fondo del barranco y empezamos a subir. Aquí no se camina, simplemente subes escalones. Los pocos tramos donde se puede correr los aprovechamos para estirar las piernas, ya que tampoco hay que mal acostumbrarse a caminar. Poco a poco, pasito a pasito, escalón a escalón salvamos el barranco y llegamos al siguiente avituallamiento. Ya hemos pasado los 21km, llevamos más de tres horas corriendo y es como si acabaramos de empezar. En este avituallamiento paramos un poco más. Sigo con mi rutina de comer plátano, aunque esta vez añado medio sandwich y un par de trozos de naranja. Bebo bastante agua, preparo otra botella de sales y relleno la mochila. Perdemos varios minutos, pero da igual. Subiendo el barranco adelantamos a varios corredores, incluso ya vemos a los primeros retirados, lo cual nos sube la moral sobre todo viendo lo bien que vamos.

Pista de Solis - Punta del Hidalgo
Este tramo lo había entrenado con bastante barro y me parecía bastante duro y peligroso. Pero parece que las lluvias no afectaron a esta parte de la isla, así que se podía correr bastante bien. Es complicado no emocionarse y aquí bajamos algo más alegres, que en las anteriores bajadas. Las piernas iban bien, así que, ¿por qué no darnos el gustazo?. Al llegar a La Punta, nos tropezamos el primer problema. Nos desviaron y nos metieron por un camino de cabras. Mucha piedra suelta que nos destrozó las plantas de los pies. Era imposible esquivarlas. Este tramo se hace eterno, nos hace bajar el ritmo y vemos que esto suma tiempo que no habíamos tenido en cuenta en nuestro cálculos iniciales. Este desvío supone unos 2km más, lo que en tiempo son algo más de 10 minutos sobre nuestros cálculos. Vamos bien de tiempo pero todavía queda la parte más dura, y nunca se sabe. Antes de llegar al avituallamiento pasamos por una tajea por la que bajaba bastante agua. Todos los corredores se están parando para refrescarse, y como vamos tan felices y contentos, nos dimos el gustazo. Y así, tan frescos como una lechuga llegamos al siguiente avituallamiento. Aquí estaba previsto hacer una parada algo más larga, y así lo hicimos. Recargamos las mochilas, bebimos agua, comimos y hasta hicimos chistes con lo que nos tocaba ahora. Llevábamos 28km en las patas, y casi 4 horas y media de carrera, y estábamos tan frescos. Quedaba la parte más dura de la carrera, pero habíamos llegado a ella como queríamos, frescos y sin problemas. Salimos el avituallamientos con 10 minutos de ventaja sobre el tiempo previsto, así que pese a todo íbamos cojonudamente bien.

Punta del Hidalgo - Chinamada
Nada más empezar a subir notamos que hacía mucho calor, demasiado. Se lo que pasa cuando hace mucho calor, así que bebo agua en todo momento. Nada de rutinas de bebe cada cierto tiempo, hay que beber, beber y beber. Por el camino hasta bromeo cuando supero los 30km, distancia más larga que había corrido hasta la fecha en una carrera de montaña. Vemos a bastantes personas bajar porque abandonan, y para seguir subiendo mejor bajar hasta el avituallamiento anterior donde entre otras cosas hay cobertura y se puede llamar a la familia. Pasan los dos primeros kilómetros y llegamos al único tramo donde da algo de viento y estamos a la sombra, y aquí noto lo acalorado que voy. Estoy hirviendo y sudando a mares. Miro el reloj y veo que estamos subiendo algo más lentos que el día del entrenamiento, lo cual es normal, fácilmente podemos estar a 25 grados pero con una sensación térmica mucho mayor. No hay sombra y no corre nada de aire, así que podemos decir que estamos dentro de un horno

Hasta ahora todo ha ido bien, pero a partir de aquí empieza lo malo. De repente noto como los cuadriceps se me cargan, no hay calambres pero están como piedras y no responden. Cada escalón que subo se hace un mundo e incluso en llano me cuesta avanzar. El estómago va fatal, aunque decido tomarme un gel. Es el mal menor ya que no puedo dejar que empiecen los calambres en las piernas, ya que supondría el final de la carrera. Sigo subiendo como puedo, aunque voy cadáver. Cada paso es eterno y todavía queda mucho por subir. Llegamos a la parte más dura, donde están evacuando a alguien en camilla, entre protección civil y los bomberos. Es un mal sitio pero hasta ahí pudo llegar el chico. Me preguntan si voy bien, les digo que no, pero que cuanto más suba, menos me tienen que cargar ellos, se ríen, me dan ánimos y sigo con mi penitencia. Intento beber agua, pero no puedo, me obligo y me sienta fatal. Me dan nauseas, me mareo y por un momento siento que voy a tener un punto 8 sin control ninguno. Se puede decir que he perdido el control de mi cuerpo. Ya no puedo caminar más, cada dos pasos tengo que bajar la cabeza y apoyarla en los bastones.

Poco a poco el terreno nos va dando tregua. Ya no hay que subir escalones simplemente es una pendiente. Una bendición para mis piernas, pero sigo mareado y con ganas de largarlo todo. Quedan algo más de 500 metros para llegar al siguiente avituallamiento, y decido que hasta aquí hemos llegado. En cuando llegué abandono, punto, se acabó la tortura. Por arte de magia, porque no lo recuerdo muy bien, llegamos a Chinamada. Hay una manguera con agua, que uso para refrescarme, se puede decir que prácticamente me ducho y eso me devuelve la conciencia. Un chico me dice que los de Cruz Roja tienen Reflex. No creo en los milagros, y el Reflex no va a arreglar nada, pero voy y se los pido. Vacío medio bote en las piernas y me voy a la mesa de la comida. El estómago no quiere comida, pero no hay otra solución, hay que comer y beber. Si vomito, pues mala suerte. Así que poco a poco, como y bebo. El calor del Reflex me reconforta y la comida ayuda aunque el estómago se queja y mucho. Una vez que vuelvo a ser yo, y pese a que estoy reserva decido continuar. Miro el reloj, y veo que vamos justos para acabar la carrera. Hemos perdido muchísimo tiempo en la subida y más en el avituallamiento, pero hay que intentarlo.

Chinamada - Cruz del Carmen
Por delante quedan 5km y unos 500 metros de desnivel positivo y todo ello hay que completarlo en poco menos de hora y media. El primer kilómetro duele mucho, si hay un escalón veo las estrellas, aunque en subida aguanto bien. Voy sin cuadriceps (por lo cargados que están) y sin la parte posterior externa de la rodilla y pese a todo vamos a buen ritmo, donde buen ritmo es llegar en tiempo. A mitad del recorrido decidimos hacer un all-in. Así no llegamos, así que toca trotar en los llanos y bajadas y a aguantar en las subidas. Así lo hacemos, y milagro, las piernas responden. Las piernas van cargadas, muy cargadas pero hasta el momento no han habido calambres y pese a todo puedo correr. Y sin saber como, he vuelto a correr, y a nuestro ritmo llegamos al último avituallamiento. Nos dicen que vamos justos, pero que podemos lograrlo. Hacemos un avituallamiento express y seguimos. Solo hay una subida importante que viene después de 3km en bajada, así que, una vez más toca darlo todo. Pese a todo, según los segmentos de Strava este tramo lo hicimos varios minutos más rápido que cuando lo entrenamos, así que, tan mal no lo hicimos pese al cansancio y a que en el primer kilómetro caminamos mucho más de la cuenta.

Cruz del Carmen - Meta
La bajada por tierra va bien y nos vamos dando respiro en las zonas más técnicas. La parte de asfalto se hace más dura, pero pisar bien se agradece por lo que podemos seguir a buen ritmo. Las piernas pese a estar cansadas siguen respondiendo de maravilla, incluso demasiado bien para como estaban hacía un par de horas. Miro el Garmin y veo que habrá que hacer más de 44km, por lo que las cuentas fallan y hay que apretar más. Llegamos a una subida mortal, son solo 500 metros, pero es el último escollo que hay que salvar. Al llegar arriba grito, ¡se acabó, soy finisher!. Lo que queda da igual, vamos apurados pero lo vamos a lograr. El sube y baja por barro / carretera los hacemos en torno a 6min/km, y el último tramo en linea recta sale por debajo de 5min/km. Es un milagro, no se como pero las piernas responden, están cansadas, pero puedo correr sin sentir nada más que el cansancio, nada de molestias, nada de calambres, simplemente correr. La gente nos anima, dicen que podemos lograrlo, apretamos más y llegamos a La Plaza del Cristo, veo el crono, pone 8h:28:00. La gente nos aplaude, grito, me emociono y no lloro de milagro. Pasamos el arco de meta en un tiempo oficial de 8h:28:31. Detrás nuestro todavía entran dos corredores más y fuera de tiempo alguno más a los que también les dan su medalla de finisher (bravo por ellos).

8 horas y media de auténtica aventura
Pese a todo no estoy tan mal, puedo comer y beber para reponerme del último esfuerzo. De repente veo que alguien se agacha y me quita el chip del tenis, solo puedo darle las gracias a lo que él contesta, "De nada, y muchas felicidades. Me gustó mucho tu entrada en meta, muy emotiva. Se nota que lo pasaste mal." Busco a la familia y la veo, voy a dar con ellos y me fundo en un abrazo. No me lo puedo creer, he llegado.

Todavía quedaban fuerzas para sonreir un poco
Analizando los síntomas, pensé que había sufrido un golpe de calor, pero no termina de cuadrar. Lo que si cuadra muchísimo más es lo que se llama agotamiento por calor y que muchas veces se confunde con los golpe de calor.

Costó pero es mía
Este fue el homenaje que me di en la cena después de perder 4 kilos en la carrera

A partir del segundo 30, se puede ver mi llegada a meta.


Las conclusiones de la carrera y sobre el material que usé las dejaré para otra entrada, pero en general son bastante buenas. Vamos por buen camino y ya en mente tengo otra maratón de montaña antes de la Transvulcania.

Galerías de fotos

28 comentarios:

  1. Gran crónica de una gran carrera, qué sufrimiento! Enhorabuena por haber sido capaz de superar todos los problemas y acabar, de verdad que me parece increíble, felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. En este tipo de carreras siempre pasa algo, así que hay estar mentalizado y afrontar los problemas lo mejor que se puede...

      Eliminar
  2. Enhorabuena!! me ha encantado tu artículo, y me has descubierto una carrera que me deja con ganas de prepararla par otro de mis objetivos, la 21k, de momento......Animo en todos tus objetivos campeón!! 1objetivotrasotro.blogspot

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualmente mi estreno en la montaña fue con los 21km de esta carrera, hace un par de años. La carrera de 21km también es muy bonita aunque este año sufrieron mucho con el barro. Tienes casi un año para preparártela, así que, ánimo...

      Eliminar
  3. Gran carrera, esto te sirve físicamente pero sobre todo mentalmente, hay que saber pasar esas crisis para terminar un ultratrail.

    La verdad es que se te ve llegar muy bien a pesar de todo lo que pasaste.

    Enhorabuena, lo has peleado como un campeón. Muy emocionante la crónica.

    PD: Yo también estoy pensando en la misma maratón de montaña, 99% de posibilidades de que nos veamos allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel. La verdad es que terminé bastante entero para la crisis que pasé, no se si tendría el cuerpo para otros 40km, pero a un ritmo tranquilo si que hubiera podido estirar la carrera.

      Esta claro que en estas distancias siempre pasa algo, así que hay que llevarlo lo mejor que se puede.

      Si necesitas algo para venir a la maratón de montaña de abril no dudes en pedírmelo. Como ya te comenté, en casa hay cama para uno más...

      Eliminar
  4. Buen test Sergio!!! Imagino el agobio entre los problemillas físicos y el reloj diciéndote que no llegabas...pero al final lo conseguiste. Viéndote me doy cuenta que voy un poco retrasado en mi preparación para la TVulcania, por ahora sólo he hecho tiradas de entre 20 y 30 kms por la montaña y no muchas...para enero-febrero espero poder hacer los 40 tranquilamente y de ahí a mayo darlo todo!!! Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso no fueron los kilómetros sino el esfuerzo de tener que superar un gran desnivel metido en un barranco con unas temperaturas infernales. Si estas haciendo entre 20-30 vas bien. Después das el salto a los 40-50 y asunto resuelto... :P

      Eliminar
  5. Gran crónica
    Enhorabuena por el carrerón Sergio!!!!
    Sin dudas esa petada pasado el km 30 te robó mucho tiempo, pero también te sirvió para ver lo que aún tienes dentro y tu capacidad de aguante, que es más de lo que imaginas :)
    Te veo en las fotos con el cortavientos o chubasquero ...... no lo llevarías puesto en el momento de la petada, ¿no?

    Ahora a recuperar pronto que en nada nos vemos las caras en Las Palmas

    Eso sí, te tengo que echar la bronca ...... no me digas que no pudiste hacer ni una sola foto al paisaje después de estar 8 horas y media pateando esos montes, eso no se hace :'( al final tendré que ir a correr allí contigo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capacidad de aguante tengo, porque a cabezón no me gana nadie, y si digo que acabo, acabo, por mis santos c... Pero esta vez me falto el canto de un duro para abandonar.


      Lo que ves en las fotos es una camiseta técnica de manga larga pero bastante fina, el cortaviento iba en la mochila por si acaso.

      La verdad es que no me paré a sacar fotos. Si quieres fotos no te quedará más remedio que hacer la carrera conmigo algún día...

      Eliminar
  6. Buffffffff tremenda carrera!!...Felicidades por ser Finisher de algo tan bestia porque con esos desniveles hacer 44 Kms sería como hacer 60-70 en llano... Un entreno 5 estrellas para la Transvulcania!

    Ahora a descansar y a recuperar las piernas para lo siguiente... Aún quedan 7 semanas para la GCMaratón tiempo suficiente para llegar con fuerzas y ganas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ganas estoy sobrado, pero veremos como llego de fuerzas...

      Eliminar
  7. Que bien; que pasada lo que es capaz de hacer la mente...
    Puedes estar orgulloso, enhorabuena !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy orgulloso de haber podido superar el bache. Este tipo de "locuras" nos hace más fuertes.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Muchas gracias Tomás. Cada vez queda menos para Gran Canaria... :P

      Eliminar
  9. ¡Gran crónica, Sergio!
    Increible carrera, esto te hace fuerte física y, sobre todo, mentalmente. Me parece impresionante que después del tute de 44 km puedas entrar a menos de 5min/km. FELICIDADES, Finisher!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco se de donde saqué fuerzas para hacer a ese ritmo el último kilómetro. Supongo que fue la presión de llegar fuera de hora y la felicidad por verme finisher...

      Eliminar
  10. Enhorabuena Sergio, eres un guerrero. 8 horas y pico son muchas horas de desgaste, recupera biene estos días. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final fue una gran lucha para llegar en tiempo, pero me gustó. Parece que he me recuperado relativamente rápido aunque noto "algo" en la rodilla izquierda que me tiene preocupado...

      Eliminar
  11. Que fiera!!! si señor, cuanto me alegro compañero, muy guapo el video, tu cara ya lo dice todo, habla por si sola, carrera dura, pero has sabido gestionarla a pesar de las dificultades
    mi mas sincera enhorabuena Sergio.
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que me encanta el vídeo de la llegada... :P

      Eliminar
  12. Felicidades Sergio, sin duda la experiencia que coges en estas carreras es enorme, en ocho horas hay tiempo para pasar por todos los estados físicos y mentales, y superarlos te tiene que dar mucha moral, enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel. Creo que experiencias así te hacen más fuerte para futuras carreras.

      Eliminar
  13. Enhorabuenaaaaaaa carrerón que te has pegado te veo muy bieen para la Gran Canaria Maratón ARRIBAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Noe. Yo también me veo bien, pero habrá que ver al día de la carrera para ver como salen las cosas. El año que viene me veía muy bien y al final la carrera no salió tan bien como esperaba.

      Eliminar