02 mayo 2013

Nada nuevo que contar


Por fin ha acabado abril, un mes realmente raro que no me ha dejado para nada buenas sensaciones sobre todo en la quincena final. El mes comenzó con una torcedura de tobillo que hizo peligrar mi participación en las dos carreras que tenía previsto a comienzos de mes. Al final todo quedó en un susto, pudiendo participar en la XVII Media Maratón de las Galletas, logrando MMP (1:37:59) y seís días después en la carrera en la que más he sufrido, III Trail de Buenavista del norte.

Tras esto me he metido en un estado de desgana y desánimo realmente increíble. Me gusta salir a correr. Es mi momento de desconexión y realmente no salgo a correr más días porque me es prácticamente imposible y porque se que más temprano que tarde me acabaría lesionando, pero si por mi fuera saldría 5 o 6 días en semana, simplemente porque me gusta. Y creo, que también podría sobrevivir sin carreras los fines de semana.

El problema viene cuando después de las carreras simplemente no me apetecía salir a correr. Llegaba la hora de salir y mi mente se buscaba todo tipo de excusas para no salir, que si hace calor, que si te duele aquí, que si mejor quédate jugando con el enano o simplemente ponte a preparar el curso que tienes que dar en un par de semanas. Todo tipo de excusas para dejar los tenis en el armario y pensar, mañana salgo.

Pese a todo logré vencer a mi "mini-yo" algunos días y me plantaba en la puerta de mi casa vestido de corto para hacer algún circuito. Empezaba a correr y las buenas sensaciones duraban segundos, las piernas me pesaban o incluso me llegaban a doler, me dolía la espalda, el brazo, la cabeza o cualquier cosa para lograr que una tirada de 18km, se rabajara a 16, luego a 14, para terminar en 12 y dando gracias. Y siempre con unas sensaciones horribles, pulsaciones altas, respiración entrecortada, y un cansancio extremo.

Pero este lunes pasó algo. Algo que me hizo ver la luz al final de este extraño túnel. Mi lector de RSS se llenó de relatos increíbles, grandes gestas que han llevado a un puñado de corredores a terminar una maratón, la maratón de Madrid. Leyendo las crónicas algo en mi se ha encendido, he recordado mi primera y única participación en una maratón y me han dado ganar de volver a intentarlo. Para la cita quedan todavía muchos meses, pero me ha servido de motivación para volver a entrenar sin tener que vencer a mi "mini-yo". Este lunes una salida tempo de casi 11km con algo más de 6km a 4:46, y este miércoles en un horario realmente extraño un 4x1000 a 4:21-4:22. Las sensaciones siguen sin ser del todo buenas pero es un comienzo. Con la tirada larga de este fin de semana, sería la primera semana con 3 salidas que hago en un mes, y sería un punto de inflexión de cara a mi próximo reto, el próximo 22 de junio, en el II Trail Nocturno del Medano.

Y mientras escribo estas lineas, vienen a mi mente muchos retos que sirven de motivación, Gran Canaria Maratón, Transvulcania, Barcelona Maratón... muchos retos, pocas semanas entre ellos y sobre todo, poco dinero para pagar los desplazamientos, incripciones y un largo etcetera...

Gracias GonzaloYolanda, Isidro, Javi Pintos por vuestras crónicas... he recordado porque me gusta tanto este deporte...


17 comentarios:

  1. Sergio, has dado la clave correcta. Corremos porque nos gusta correr, no porque nos gusta ganar. Si nada más acabar un reto te vuelves a poner a entrenar de forma obsesiva (tengo que salir x días, tengo que meter series, método FIRST, etc.) lo más probable es que la cabeza te diga basta, nos disfrutarás de esto. Es sano bajar un poco el pistón y hacer lo que te apetezca, sin obsesiones. Que te apetece meterte una tirada de 30K, pues te la metes, que te apetece cochinero, pues cochineas, que te apetece una carrera de montaña, pues adelante, pero sin obsesiones, esto es para disfrutar.

    La verdad es que me he quedado con ganas de otra maratón. Pero sé que ahora viene el verano y hay que relajarse y divertirse (relajarse no es correr menos sino correr sin presiones, hacer lo que uno quiera). Si puedes metir algún eurillo en la hucha te recomiendo una maratón de las grandes para el año que viene, es una experiencia muy diferente a la de GC, son miles de personas que tiran de tí. GC la correré porque está a tiro, luego miro hacia barcelona. Creo que dejaré pasar el Otoño, haré algo de montaña, pero para mí como la maratón de asfalto no hay nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea. Hacer las salidas pero en base a lo que me apetezca. Este lunes no me apetecía hacer series así que, rodaje tempo, tranquilo por la Avenida de Anaga ahora que las obras han finalizado y no hay que ir cambiando de acera. Este fin de semana tirada larga tranquila, nada de mirar los ritmos cada 10 segundos, simplemente rodar.

      A ver como salen algunos proyectos que tengo en mente. Con eso tendría un pequeño plus que podría invertir en alguna maratón tipo Barcelona, aunque la Tranvulcania también me llama mucho. No se, habrá que verlo con más calma.

      Eliminar
  2. "No news are good news"

    No me extraña que tanto MAPOMA te haya metido el gusanillo en la sangre. No has sido el único.

    Feliz vuelta a los ruedos
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos mal que fue el MAPOMA, sino termino dejando esto de correr y me dedico a la cría de escarabajos...

      Eliminar
  3. Yo también acabé un poco "chof" tras la Lavatrail, después de varios meses con retos, pero mira ahora, ya he vuelto a las andadas (bueno, estos últimos días no por un gripazo)

    La verdad es que lo de MAPOMA ha sido una inyección de envidia cochina de la mala :) pensar que hasta diciembre no tengo una maratón se me hace muy largo...

    Y de tus proyectos futuros ..... si tienes en mente Barcelona, descarta GCMaratón porque van muy seguidas, aunque viendo el éxito de Gonzalo e Isidro encadenando maratones seguidas casi mejor no me hagas caso.

    Creo que alguien ;) venía a hacer la Maratón de Lanzarote en un viaje express ....... no tengo problema en recoger el dorsal de ambos :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene ir encadenando planes de entrenamiento tan seguidos. No se puede estar a todo. Está claro que a todas las carreras no puedo ir, ya que están muy pegadas en el calendario y mi bolsillo tampoco lo aguantaría. Entre la Gran Canaria Maraton y la de Barcelona apenas hay mes y medio. Es una lástima la verdad aunque vete tu a saber... :P

      Eliminar
  4. Es verdad, hay que airearse un poco de programas de entrenamiento seguidos a rajatabla por un tiempo. Para descansar la mente, más que nada, aunque el cuerpo siga activo corriendo a su ritmo.

    ¿He oido Maratón de BCN? Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Gemma, has oído bien. La Maratón de Barcelona entra en la lista de futuribles para el año que viene. A ver como cuadro el calendario, porque también hay más carreras y desgraciadamente a todas no puedo ir...

      Eliminar
  5. Me alegra que hayas encontrado esa motivación! te deseo lo mejor en el camino que te llevará a esa prueba aún sin definir, ella te elegirá. ÁNIMO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Solo una? Si en el fondo nos puede el vicio y queremos estar en todas las carreras... :P

      Eliminar
  6. Yo creo que todos tenemos esas rachas de desgana, que antes o después acabamos pasando porque nos gusta esto de correr. La verdad es que leyendo las crónicas de MAPOMA te dan ganas de correr una maratón mañana mismo! :) Me alegro de tu "vuelta a los ruedos" compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabes tu bien. La verdad es que me apetece correr otra maratón, y cada vez más. Vayamos poco a poco que todavía queda año por delante y hasta el año que viene no creo que me vuelta a enfrentar a LA PRUEBA... :)

      Eliminar
    2. Mira que eres malo. Lo malo es que entre la maratón de Lanzarote y la de Gran Canaria tampoco hay muchas semanas de diferencia (que también es mala pata). En fin, ya veré que hago...

      Eliminar
  7. Según empecé leyendo tu entrada creí que te tenía que leer la cartilla por esa desgana, jeje, pero me alegro que te hayas puesto las pilas. Hay una energía que fluye de unos a otros con nuestras experiencias que no se puede desaprovechar.

    A mi me encanta correr pero a veces también me invade esa flojera. Creo que es algo inevitable y necesario. Lo importante es canalizar nuestras fuerzas y cuando están para un gran reto aprovecharlas y si no, dejarlas estar sin presiones.

    Otra más que está pensando en Barcelona 2014 ;)

    ResponderEliminar
  8. Todos pasamos o hemos pasado por esto alguna vez Sergio, no hay nada como leerse 3 o 4 cronicas de maratones de blogueros amigos y vuelven las ganas todas juntas, un abrazo compi

    ResponderEliminar
  9. Bien dicho Sergio!!.. a todos no pasa más o menos lo mismo... ojalá en el Maratón q elijas nos podamos saludar

    un abrazo

    ResponderEliminar